Estragos del alcoholismo

Por:Abimael Castillo Smith.M.D.

Según la Organización Mundial de la Salud, se tiene como una patología y se identifica como Dependencia del Alcohol, en la clasificación Psiquiátrica de trastornos mentales y del comportamiento debido al consumo de sustancias psicótropicas, con dependencia en la esfera mental y cambios orgánicos fisiológicos que aparecen después del consumo repetido de alcohol, incluyendo: deseo intenso de consumir alcohol y dificultad para controlar que persiste, dando mayor prioridad al consumo frente a otras actividades y obligaciones, con aumento de la tolerancia al alcohol y abstinencia física cuando la ingesta se interrumpe .

El alcohol se ha consumido desde los albores de la humanidad, existen registros de 7000 años antes de Cristo en la China, 3000 a.c en la India de una bebida alcohólica llamada Sura, en Babilonia y Sumeria 2.700 años de la era actual, ingerían una bebida a base de miel fermentada y producían por fermentación de granos Cerveza, en América precolombina, los nativos de Sur América fermentaban el maíz cocido y producían la Chicha, en Centro América con la planta Agave o Fique destilaban Pulque; en los últimos siglos la producción de alcohol paso a ser una industria que produce grandes dividendos, de la Uva se obtiene por fermentación y destilación, vino, brandy, champaña, pizco, cognac, de Papa obtienen Vodka, de Cebada Cerveza, de Trigo, Centeno, Cebada y Maíz whisky, de Caña de Azúcar destilan Ron, Aguardiente, de Agave Tequila, de Arroz el Sake, del jengibre la Ginebra. Además, en países como el nuestro, los impuestos de producción y consumo de bebidas alcohólicas, son utilizados para el presupuesto de salud y educación; extraña paradoja dado que el ingesta de bebidas alcohólicas, no solo afecta la salud orgánica sino también la salud mental. Mas aún, las estadísticas de accidentalidad en tránsito relacionadas con efectos de alcohol, para Norte y Latino América supera el 45%.

Las causas de dicha enfermedad se han clasificado en Genéticas, Medio Ambientales o de Tolerancia Social. Las primeras indican que una pequeña porción cromosómica que es común sólo en familia donde se repite el alcoholismo por generaciones. Y las segundas, son las más comunes y se llega a ellas, por permisividad, por falsas creencias de hacer más fácil el socializar, y por que permite una mejor aceptación en el grupo, otros lo utilizan porque al sentirse desinhibidos se acercan con mayor facilidad a conquistar el amor.

Ahora, las principales consecuencias del alcoholismo son la perdida de la autoestima y de la vergüenza, la disminución de las defensas orgánicas, las alteraciones cardiovasculares y cerebro vasculares, la enfermedad renal, la hepatitis toxica, la alergia al látex, la cirrosis hepática, la perdida de coordinación muscular (Ataxia), el temblor en piernas, los cambios visuales y de movimientos oculares (Nistagmos), la visión doble, la caída de los parpados (Ptosis palpebral), la incapacidad para formar nuevos recuerdos, la pérdida de memoria, las alucinaciones visuales y auditivas, la desnutrición, la encefalopatía de wernike y el Síndrome de Korsacoff, estos últimos por inhibición por el etanol de la vitamina B1.

Sin embargo, no todo lo que se refiere al alcohol es malo. Sabemos por estudios realizados en poblaciones con ingesta moderada ( 1 a 2 onzas diarias),que los riesgos de infarto de miocardio y de enfermedad cerebro vascular se disminuyen, el efecto vasodilatador y por consiguiente el transporte de oxigeno y glucosa al tejido cardiaco y cerebral, se incrementa, produciendo un mejor estado de estos tejidos, esto se aprecia en los países mediterráneos donde además del vino, la alimentación es rica en pescado, verduras y frutas, baja en carnes rojas, por tanto los niveles de grasa circulantes en sangre ( colesterol – triglicéridos)se encuentran en niveles fisiológicos y por tanto se reduce los factores de riesgo de eventos cárdio cerebro vasculares.

Continuando con el tema de los efectos nocivos de la ingesta frecuente y en cantidades toxicas de bebidas alcohólicas, el problema está en la eliminación lenta de esta sustancia, que se calcula entre 12 y 15 horas post ingesta, diferente a la mayoría de las sustancias que consume el hombre, su eliminación no se hace por vía renal ni intestinal, tiene una particularidad se elimina por la respiración, por tanto es el pulmón el encargado de desintoxicar y como sabemos este órgano no tiene una función metabólica diferente al intercambio de gases de la sangre, es por eso que el típico olor en la respiración y al hablar sea alcohólico y aliáceo ( TUFO); esta lentitud en la eliminación hace que la permanencia en la circulación sea mayor y de ahí los síntomas del guayabo, cruda, resaca, chuchaqui, etc, que no son otra cosa que deshidratación y micro edema cerebral, con muerte de células nerviosas (Neuronas), en cantidades aproximadas de 2.000.000 por cada crisis, pero gracias a la sabiduría de la naturaleza nacemos con una buena dotación que es capaz de mantenernos aparentemente sanos cerebralmente, más de 100.000.000.000 (cien mil millones al nacer), por eso a pesar de los abusos juveniles con el alcohol todavía hablamos pensamos, caminamos, trabajamos y más continuamos aprendiendo.

Los daños orgánicos y mentales por la ingesta de licor se hacen más evidentes cuando se inicia el consumo a edades tempranas, en Colombia el inicio a ingerir alcohol en algunos núcleos sociales esta alrededor de los 12 años, pero es frecuente ver al padre bebedor darle tragos a hijos de muy poca edad con la consabida frase, para que aprenda a ser hombre, craso error, porque se está induciendo tolerancia al alcohol y por tanto a un consumidor en el futuro.

 

Imagen tomada de www.nexolocal.com.co
Comparte esta entrada en
Ir a la barra de herramientas