COLCIENCIAS: I) UN DOLOR DE CABEZA

Por: Kristian Orlando Ríos C.

Se ha vuelto costumbre que periódicamente Colciencias figure en columnas y editoriales de prensa como fuente de frustración para sus usuarios. Esta vez, no paran de granear las denuncias de un buen grupo de colombianos con título de doctorado radicados en el exterior, y que han querido regresar al país a través de la convocatoria “Es Tiempo de Volver”.

En las últimas semanas se han destacado serias fallas de planeación, improvisación protuberante, condiciones contractuales leoninas y confusas, demoras, poca o nula comunicación hacia los beneficiarios del programa, así como el no cumplimiento de apartes clave de unos términos de referencia bastante atractivos por las muchas promesas que contenían[1] [2]. Más preocupante resulta el trato poco considerado que algunos de estos investigadores recibieron por parte de la entidad, cuando se les reprochara su supuesta descontextualización deliberada de la realidad colombiana, con aquello de que “ustedes viven en Disneylandia”[3], [4]. Si bien en los medios se encuentran reportes de vinculaciones exitosas – que destacan la buena gestión de algunas entidades receptoras de los investigadores – persiste un ambiente de incertidumbre [5].

Más allá de las circunstancias que rodean esta convocatoria en particular, llama la atención la frecuencia con la que Colciencias figura como un dolor de cabeza de muchos. “Es Tiempo de Volver” es un botón de muestra en una larga lista de situaciones en las que Colciencias no ha logrado dar respuesta a las expectativas de la academia, la comunidad científica y, en general, del país que espera contar con una base productiva verdaderamente innovadora y competitiva. No son ninguna novedad las demoras en la conformación de los llamados “bancos de elegibles”, así como en la contratación y ejecución de los escasos recursos de que dispone la entidad (recordando que Colciencias NO dispone de los, hasta hace poco muy sonados, recursos de regalías). El problema no es cosa de hoy. En otros tiempos, el motivo de las quejas han sido las permanentes fallas de los formularios de proyectos, y las tradicionales caídas de plataforma en vísperas del cierre de cada convocatoria. Pese a buenas intenciones de cambio, aún se está muy lejos de lograr una entidad que cuente con las herramientas y la infraestructura que la institución necesita para dar respuesta a su misión y sus roles de ley.

Continuará: Colciencias: II. LA APARIENCIA DE LOS ANUNCIOS.

[1] http://www.eltiempo.com/estilo-de-vida/ciencia/analisis-cei-uniandes-claramente-aun-no-es-tiempo-de-volver/15223495

 

[2] http://www.elespectador.com/noticias/educacion/colciencias-improviso-tiempo-de-volver-articulo-545629

 

[3] http://www.las2orillas.co/volvi-colombia-creyendole-colciencias/

 

[4] http://www.elespectador.com/opinion/volver-columna-540933

 

[5] http://www.semana.com/educacion/articulo/volver-al-pais-con-becas-de-colfuturo/417433-3

 

Comparte esta entrada en

1.541 Comentarios

  1. Thanks for that! It’s just the answer I neddee.

    Post a Reply