Terremotos políticos y algo más…

Edmundo López Gómez

Las réplicas han sido más fuertes que el propio terremoto que causó la opinión expresada por los presidentes de las altas Cortes y por el Fiscal General, sobre la conveniencia de  convocar una Constituyente para reformar la justicia. En efecto, en el Capitolio, en la Casa de Nariño, e incluso, en el interior de los edificios donde despachan los jueces supremos,    sigue temblando…..

El pánico, es evidente. Las supuestas víctimas del sacudimiento se niegan a que el pueblo participe, en su condición de constituyente primario, en la aprobación de una reforma a la justicia , como lo han propuesto  las dignatarios de las Cortes, con el respaldo de la Fiscalía General de la Nación, de cuya matriz habrían nacido, según se ha podido apreciar , las consignas de fuego contra la reforma constitucional que tramita el Congreso de la República .

De donde resulta acertado el vaticinio de algunos sismólogos políticos criollos, quienes han señalado que el despacho del doctor Montealegre – que se comporta como un volcán en permanente erupción- , ha resultado ser el epicentro del terremoto que   hoy sacude los cimientos institucionales de muestra república .

Sin embargo,  más allá de las anteriores  licencias metafóricas ,  propias   de   nuestro Macondo impredecible , y   ante la realidad viviente de un Congreso que ha sido incapaz erradicar fuentes de corrupción política, como el voto preferente, o la circunscripción nacional, que han puesto en jaque nuestra democracia electiva, y ante el curso que ha tomado , además, el proceso de paz La Habana, desprestigiado por hechos de barbarie que el actual modelo de negociación permite , habrá que decir que finalmente la idea de la Constituyente puede abrirse paso .

Con todo, habría que tomar precauciones   para que la Asamblea que se convoque con determinados fines : reformar la justicia, reformar el Congreso, reformar el sistema electoral, por ejemplo, no pueda desbordar las precisas atribuciones que, para dichos efectos, se le lleguen a otorgar.

Desde las trincheras de la experiencia, aconsejamos que para evitar el desvío funcional de la Asamblea , el Congreso Nacional, en la misma ley que haga la convocatoria, deberá dejar establecido que todos los actos que apruebe dicho órgano delegado serán sometidos a control de los órganos jurisdiccionales , pues habrá que recordar que los asambleístas de 1991 , por sí y ante sí, se declararon omnipotentes, y bajo esa presunción antidemocrática, cometieron el atentado de aprobar el artículo que sustrajo de ese control los actos que emanaran de dicho cuerpo: como el de la revocatoria del Congreso de la República que había sido elegido por más de siete millones de votos. Así se hubieran dejado constancias enérgicas, como la del ex constituyente Esguerra Portocarrero, contra dicho artículo de contenido dictatorial.

Posdata. Causa del terremoto político que vivimos, desde nuestro periscopio político: la aspiración del fiscal Montealegre a ser el candidato presidencial del posconflicto.

Comparte esta entrada en
Ir a la barra de herramientas