Conózcase y sea auténtico

 *Marta Sáenz Correa.

 En la búsqueda de temas para esta columna, me encontré con el libro Desarrolle lo mejor de sí mismo, de los psicoterapeutas Oliver Nunge y Simonne Mortera, del cual les compartiré algunos apartados.

Sentirse bien consigo mismo parecería un privilegio, sin embargo, es un derecho que depende de la estima que nos tengamos. Todo individuo tiene un valor positivo incondicional, pero nuestros problemas nos impiden tenerlo en mente.

Todos queremos ser diferentes y originales, pero con frecuencia perdemos tiempo en convertirnos en lo que no somos; gastamos más de lo que tenemos para dar la apariencia de una mejor posición económica, nos comportamos o vestimos según el círculo al que queremos pertenecer y  copiamos el estilo de hablar que utilizan otras personas.

Para ser auténticos, hace falta algo más que copiar partes de un modelo, como si quisiéramos adueñarnos de una personalidad que no nos pertenece, o peor aún,  pasar la vida esperando la gran oportunidad para demostrar lo que somos y podemos lograr.

Las experiencias, el conocimiento y la lucha por concretar propósitos de mejora, hacen que con el tiempo se vaya conformando una personalidad propia. Ser autentico no significa ser perfectos, sino, expresar a través de nuestras acciones lo que realmente pensamos y sentimos.

Ser autentico significa aceptar el valor de cada uno de forma íntegra y sincera, sin tener en cuenta modelos externos, y las limitaciones que cada uno posee. La persona autentica es la que se ama a sí misma, se acepta, reconoce que tiene muchas cualidades por mejorar, busca el lado positivo de las relaciones y lucha por lograr sus metas. Ser lo que uno es tiene más poder y fuerza que lo que quizás pensamos. Actuar a partir de lo que simplemente somos es uno de los grandes pasos no solo para lograr confianza y conocimiento personal, sino para darse el poder de ser auténticos.

Para ser auténticos, debemos evitar la mentira y la personalidad múltiple, ser uno mismo, independiente de las circunstancias, y no tener miedo a que me vean como soy. Recuerda, eres único en el mundo. No hay nada como tú. Descubre todos tus talentos, cualidades, fortalezas y muéstrale al mundo lo valioso que eres.

Para finalizar no olvidemos las sabias frases de Steve Jobs: “[…] Tu tiempo es limitado, así que no lo malgastes viviendo la vida de otros. No te dejes engañar por los dogmas, es decir, vivir como otros piensan que deberías vivir. No dejes que el ruido de las opiniones de los demás acalle tu propia voz interior. Y lo que es más importante, ten el coraje para hacer lo que te dicen tu corazón y tu intuición […]”.

Autor: Observador Universal

Comparte esta entrada en
Ir a la barra de herramientas