MIGRACIÓN LA DOBLE MIRADA: II.- PROTECCIÓN Y VIOLACIÓN DE REFUGIADOS

Por: Luis A. Fajardo.

El Estado colombiano ha ratificado la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951 por este motivo debería conceder a estas personas la condición de refugiado humanitario. Devolverlos a sus lugares de origen los podría colocar en situación de indefensión frente a sus respectivos gobiernos. El refugio se concede cuando las personas huyen de sus países por motivos de pobreza, hambre, guerra o persecución política. Conceder Refugio o “asilo humanitario” es un acto de profunda solidaridad humana. La mayoría de los ciudadanos haitianos han abandonado su país por hambre y pobreza, este país no se ha recuperado luego del terremoto del año 2010 y más de 300.000 personas muertas.

Nuestra memoria es muy frágil, hace menos de un año, todas las miradas estaban puestas en la frontera colombo-venezolana, el indigno tratamiento del gobierno de la república bolivariana hacia los migrantes colombianos, expulsados. Muchos de ellos con nacionalidad venezolana, pero la mayoría de nuestros compatriotas estaban indocumentados en el hermano país. El Gobierno de Nicolás Maduro cerró la frontera y expulsó a cientos de ciudadanos colombianos. El sentimiento patriótico de dignidad nacional fue estimulado por los medios de comunicación.  Tildamos al gobierno de Venezuela de insensible, injusto, criminal, etc., Las familias colombianas cruzaban el puente Internacional Simón Bolívar o el río Táchira cargados de sus pertenencias: televisores, neveras, muebles, comida, agua…etc., en este lado de la frontera los esperaba la policía y las autoridades municipales y departamentales  para ofrecerles ayuda humanitaria.

Hoy nosotros, los colombianos,  somos vistos ante comunidad internacional como insensibles, injustos e inhumanos estamos expulsando y obligando a cientos de familias haitianas y cubanas, hombres, mujeres, niños a cruzar la selva del Darién sin bienes materiales solo con mucho temor por su integridad y sus vidas.  Pocos son los  llamados de la sociedad colombiana  hacia la humanidad y la solidaridad para con  estas familias de migrantes.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos – CIDH – manifestó su preocupación ante el Estado Colombiano De conformidad con las obligaciones internacionales de Colombia en materia de derechos humanos, la Comisión llama al Estado colombiano a implementar todas las medidas que sean necesarias para proteger la vida, integridad y seguridad de todos los migrantes bajo su jurisdicción. La garantía efectiva del derecho a la vida exige que el Estado debe adoptar medidas de prevención, protección y asistencia cuando tiene conocimiento de situaciones de migrantes en peligro (…)

“La Comisión también ha recibido información sobre los peligros de muerte y abusos que enfrentan los migrantes que han emprendido su recorrido a través de la zona selvática del Tapón del Darién (en la frontera con Panamá). Migrantes que han recorrido dicha ruta denunciaron haber padecido condiciones inhumanas en su recorrido por la selva y haber pasado al lado de cadáveres de migrantes”

Las deportaciones y expulsiones masivas están proscritas por el derecho internacional, pero las estamos haciendo de la manera más deplorable. Las ironías de la política internacional, hoy nos hemos convertido en aquello que hace menos de un año denunciábamos, hoy nos acusan de  violadores de los derechos humanos de los migrantes y creo que con razón.

Autor: Observador Universal

Comparte esta entrada en
Ir a la barra de herramientas