PENSAR ANTES QUE TRINAR

Por: Germán Archila

@Germancho101

El 14 de abril en plena semana santa, justo el viernes santo, el país se levantaba con la noticia de uno de los frecuentes accidentes de tránsito que ocurren en estos días festivos, el cantante de música vallenata Martín Elías quedaba herido al voltearse su camioneta en una de las vías de la costa caribe.

Horas más tarde en un hospital de Sincelejo murió el hijo del Cacique de la Junta, Martín Elías de 26 años fue una víctima más de la velocidad, el mal estado de las carreteras y no tener el cinturón de seguridad. Es una de esas figuras de la música que es cercana a la gente y por eso su muerte mostró diferentes reacciones de dolor por parte de una gran parte de los colombianos.

Para explicar un poco este fenómeno, debemos recordar que al contrario de las grandes estrellas como Shakira, Juanes o Carlos Vives, estos músicos populares se ganan la vida dando conciertos entre municipios a lo largo del territorio nacional, un vallenatero puede presentarse hasta en 3 pueblos en una misma noche, lo que los convierte en una persona cercana con los ciudadanos, esos que en cada feria cantan sus canciones al son de fiesta y alcohol.

En medio de todas estas reacciones, apareció una a través de Twitter que indigno mucho a las personas, indignarse por un comentario en redes sociales no es nuevo en Colombia, la periodista, profesora universitaria y columnista del diario EL Tiempo María Antonia García decidió poner un trino en relación a la muerte del cantante:

“Que falta de todo, llorando la muerte del hijo de un asesino. Colombia está en el séptimo círculo del infierno de los valores morales”.

Las reacciones e improperios contra la Twittera no se hicieron esperar, tanto que hasta la esposa de Martín Elías le respondió en la red social con una frase “Que Dios Te Perdone”.

Muchas veces el hecho de ser irreverente o ir en contra del sistema genera este tipo de comentarios en busca de popularidad o de reivindicar una causa, según la periodista la intención fue honrar el nombre de Doris Adriana Niño, mujer asesinada por Diomedes, lo que se le olvido es que en el país los delitos de sangre no existen.

El hecho que para algunas el crimen de la joven haya quedado impune y que los años que pago el Cacique de la Junta no eran suficiente castigo para pagar el crimen, lo que queda claro es el poder que genera una red social tanto para lo bueno o lo malo, esta vez hasta amenazas de muerte y tratamiento de anti costeña.

El problema de las redes sociales es que no se puede escribir lo primero que se venga a la cabeza, una de las ventajas de la modernidad es la inmediatez, pero también es un arma de doble fila, estoy seguro que María Antonia pondrá en una balanza sus próximos trinos y evaluará a que personas puede afectar con sus comentarios y en qué momento decirlo.

Con las nuevas tecnologías se generan muchos espacios de libertad de expresión, pero también conlleva una gran responsabilidad por eso es mejor pensar antes de trinar.

 

 

 

Autor: Observador Universal

Comparte esta entrada en
Ir a la barra de herramientas