PRÓXIMA ALCALDÍA DE BOGOTA

Con ocasión de las próximas elecciones regionales a celebrarse en el mes de octubre del año en curso, comienza a surgir la inquietud sobre la persona que podría resultar elegida para la alcaldía de Bogotá.

Sin embargo, antes de hacer pronósticos entre todos los candidatos inscritos, el “Observador Universal”, desea contribuir a un mejor acierto de los ciudadanos en dichas elecciones poniendo a su consideración ciertos interrogantes que permitan a las ciudadanos hacer las reflexiones que sean indispensables para determinar el candidato o candidata que resulte más conveniente para la Capital de la República.

Lo primero que resulta importante reflexionar sobre “a quienes ha de representar la persona que sea elegida para la Alcaldía de Bogotá”, si a una minoría, a una mayoría, o a toda la ciudadanía; y si ha de representar a una cualidad carismática del candidato o a una cualidad de dignidad y honestidad. Porque de este análisis, podrá inferirse si la persona que resulte elegida, también lo represente aunque no haya depositado por ella.

Lo segundo que resulta necesario es establecer es la “confiabilidad que representan las personas aspirantes” de manera que se tenga la certeza o, por lo menos, la gran posibilidad que ha de obrar decorosa y eficientemente de ser elegida en dicha alcaldía. Para ello resulta indispensable, por ejemplo: Verificar su transparencia, teniendo en cuenta la sinceridad de sus comportamientos y la ausencia o no de manipulaciones personales y políticas en el pasado.

Establecer la condición personal de los aspirantes, especialmente en su carácter impositivo o conciliador, agresivo o prudente, improvisador o experimentado, de orientación sectorial o global, de presentación poblacional o de representación personal y empresarial, de políticas públicas partidistas o de políticas públicas ciudadanas, de aprovechamiento personal o de interés ciudadano, etc. Porque todas estas condiciones permitiría visualizar su eventual comportamiento en desarrollo de sus funciones.

Y la tercera consiste en verificar la mayor conveniencia para la Capital de la República que tiene cada uno de las propuestas de los distintos aspirantes y la mayor posibilidad de su ejecución para resolver los principales y prioritarios problemas que tiene la Capital de la República, especialmente en lo que atañe a la movilidad, al desempleo, al microtráfico, a la seguridad personal e inmobiliaria, al medio ambiente, a la salud, a la atención y al servicio al usuario, etc.

Autor: Observador Universal

Comparte esta entrada en

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir a la barra de herramientas