BICENTENARIO HACIA EL DESARROLLO

Con ocasión de esta conmemoración del bicentenario de Colombia, se hace indispensable exaltar no solo nuestro pasado sino también el presente y futuro de la Nación que debemos construir.

Por lo tanto, lo primero que debe destacarse es que la liberación de una población hoy día es entendida como un proceso de progreso y desarrollo con valores nacionales de integración e identidad, en la que todos participen gradualmente, a medida que se vayan superando los obstáculos que los impiden y reuniendo los factores que lo faciliten.

Eso es lo que ha demostrado y sigue demostrando la historia. Puesto que tan importante es el inicio como la posterior actuación de la conformación del país; y tan significativa es la representación política como el esfuerzo de la sociedad.

Y lo segundo, consiste en reconocer: En la emancipación española fueron importantes los precursores como Nariño y muchos otros pensadores: En la independencia, lo fueron Bolívar, Santander y muchos militares. En la liberación de los esclavos, lo fueron militares. En la civilización estatal y religiosa, lo fueron militares y civiles; en la educación pública y privada, también lo fueron pensadores del radicalismo, etc. En el desarrollo democrático, lo fueron los diversos gobiernos y partidos políticos del siglo XX.

Pero lo tercero que debe indicarse es que en el presente siglo XXI le corresponde directamente a la población civil  ser partícipe de la construcción social nacional. Esto es,  la de adoptar la conciencia, compromiso y comportamiento necesario para crear las condiciones adecuadas para generar un progreso y bienestar para todos.

Ello implica, de una parte, el respeto por los demás y su diversidad, sin pretensiones de  manipulaciones o de imposiciones, ni exclusiones, ni odios o pasiones negativas; y, de la otra, asumir tareas sociales de construcción nacional” sobre la convicción de poder lograr lícita y gradualmente el progreso mediante trabajo u ocupación útil, convenios o cooperación, compensación o satisfacción sincera y productiva para el bienestar de la comunidad.

Autor: Observador Universal

Comparte esta entrada en

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir a la barra de herramientas