No esperes nada de nadie

*Marta Saenz Correa

La famosa frase no esperes nada de nadie, parece ser desalentadora porque da la impresión de que confiar en los demás no es una buena opción. Sin embargo, el verdadero mensaje tiene otro significado: espéralo todo de ti sin importar lo que hagan los demás.

Solemos poner expectativas muy altas en determinadas personas, como pensar que tu pareja debe apoyarte en todo lo que haces sin discrepar, esperar que tu familia resuelva todos tus problemas o que tus amigos estén ahí cada vez que los necesitas. Sin embargo, ese comportamiento es también un modo de coacción, casi una obligación moral a que cumplan nuestros deseos, un modo de vetar sus libertades cuando en realidad de quien debemos esperarlo todo es de nosotros mismos. Siempre será mejor que las personas que forman parte de nuestra vida actúen con plena libertad y con voluntad propia.

Las expectativas y sus consecuentes decepciones se dan en todos los ámbitos: en las relaciones de pareja, con los amigos, entre los miembros de la familia, y en el trabajo. En todos ellos, tu mente crea escenarios ideales que implican ilusiones; y, cuando las cosas no suceden como las esperabas, llegan la frustración, la decepción, la tristeza y el enojo. La manera de evitar estas emociones negativas es enfrentar la vida sin expectativas y sin idealizar a las personas, situaciones o relaciones. No esperes nada de nadie, pero siempre da lo mejor de ti porque tu esfuerzo es lo que te dará los mayores logros y satisfacciones.

Eres tú la primera persona en la que debes creer y confiar. Si llegan el apoyo, el reconocimiento y el afecto de los demás, agradécelo y correspóndelo, pero nunca des por sentado que lo tendrás. Siempre ten presente que nadie está obligado a cumplir las expectativas de los demás. Mantén el equilibrio y sé el mástil de tu propia vida, porque eres tu esa persona en la que siempre debes confiar en primer lugar, resolver sus propios miedos y llenar sus vacíos.

Muchas veces hacemos culpables a los demás de nuestros problemas o de no poder llegar a la felicidad que tanto anhelamos. Empieza a cambiar esa mentalidad, ya que así solo harás que tu vida dependa de los demás. Tu vida es tuya y de nadie más, así que acepta tanto tus logros como tus fracasos y trabaja individualmente para mejorarlos. Solo tú puedes llegar a conseguir tu felicidad, no depende de nadie más.

Autor: Observador Universal

Comparte esta entrada en

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir a la barra de herramientas