HISTERIA COLECTIVA

Germán Archila Gutiérrez

@germancho101    

Tengo un mal presentimiento, algo malo va pasar en este pueblo,  así empieza un cuento de Gabriel García Márquez.

Damas y caballeros, tengo que anunciarles una grave noticia. Por increíble que parezca, tanto las observaciones científicas como la más palpable realidad nos obligan a creer que los extraños seres que han aterrizado esta noche en una zona rural de Jersey son la vanguardia de un ejército invasor procedente del planeta Marte,  es un fragmento de la guerra de los mundos que Orson Welles transmitía por radio.

Tanto en la fantasía del cuento de Gabo donde el pueblo quedo vacío, como en la historia de Orson Welles, el rumor genero una histeria colectiva que se apodero de los habitantes que escuchaban la transmisión y las ciudades colapsaron con los carros que huían de los extraterrestres.

En días pasados Cali y Bogotá sufrió episodios que parecieran sacados de las historias de Gabo, o lo que paso con Orson Welles, después de días agitados con protestas la mayoría pacíficas, pero al final que terminaron en disturbios y vandalismo, lo que obligo a que se generará un toque de queda y con la salida del ejército y la policía a las calles.

La histeria colectiva se apodero de las 2 ciudades, un rumor que vándalos intentaban entrar a los conjuntos residenciales, los vecinos preocupados decidieron salir con palos, crucetas, algunas armas, decididos a proteger sus propiedades y a sus familias, voces de agárrenlo, allá están retumbaban por las calles.

Las redes sociales, y las aplicaciones de mensajería instantánea fueron las protagonistas para ayudar a difundir más rápidamente el pánico, en el conjunto de mi primo ya se metieron, ya vienen para acá y en cascada de cada conjunto o unidad residencial vecinos se sumaban a la defensa de la ciudad.

Lo paradójico es que en lo individual y pensando lógicamente era ilógico que en un toque de queda con ejército y policía custodiando las calles, un grupo de vándalos intentara entrar a unos conjuntos residenciales que en la mayoría tenían gente con palos al cuidado, mientras los bancos, los centros comerciales y el comercio estaban más a la mano. Pero la histeria complico todo entre vecinos se hacían brigadas, se vestían de blanco o se ponían un distintivo para no confundirse entre buenos y malos.

Lo positivo que sale de esto, es la solidaridad entre vecinos que no se conocían, en muchos lugares se ofreció bebidas calientes, las personas conversaron y compartían mientras la noche pasaba y los vándalos nada que aparecían, y mientras el frío de la madrugada se sentía y las primeras luces salieron. Para muchas personas que les encanta las conspiraciones esto fue una estrategia del gobierno para crear pánico en la población y así bajar el tono a las protestas, pero la policía y el alcalde salieron a pedir clamar y a informar que no existían vándalos, pero un rumor es un rumor y con la velocidad de las nuevas tecnologías se puede convertir fácilmente en una tragedia, lo que debemos hacer como ciudadanos es no compartir rumores, ni noticias sin confirmar, que han causado tanto revuelo en los últimos días.

Autor: Observador Universal

Comparte esta entrada en

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir a la barra de herramientas