Energía, la base de la vida

Marta Sáenz Correa.

Nathalie Schmidt, autora del libro “Energía, la base de la vida”, nos explica como todos los seres vivos y las cosas están compuestos de energía, y todo en nuestra vida es, al final, un intercambio de energía. El texto se constituye en una guía práctica para mantener el buen balance de nuestra energía y, en esa medida, tener una vida saludable, en armonía con quienes nos rodean, libre de miedos y con el convencimiento de que podemos alcanzar los objetivos de vida que nos proponemos. La energía es eso que define todo en nuestra vida; un elemento decisivo en el mundo, que define el ser y el no ser.

La autora indica que en cada momento de nuestra vida debemos pensar que todos estamos hechos del mismo material, que todo lo que nos rodea tiene el mismo origen y que todo lo que hacemos lleva una transformación, tanto en nosotros mismos como en los demás. Por ello, la energía es la llave hacia una vida feliz, exitosa y maravillosa. La energía es nuestra puerta hacia la felicidad, y un instrumento para diseñar nuestras vidas; cada uno de nosotros define con la ayuda de la energía como será esa vida.

También afirma, que nuestro cuerpo está compuesto por muchos torbellinos de energía que nos mantienen unidos. El entorno de una persona marca cada una de sus células, así como todo su organismo; cuanto más perciba el organismo su entorno, más son sus posibilidades de sobrevivir. Cada persona tiene su campo energético, es decir, su propia firma energética. Así como las huellas dactilares y el ADN son distintos de persona a persona, también se diferencian nuestras huellas energéticas. Si una persona pierde la referencia emocional de su entorno, deja de estar unida energéticamente a él. Las antenas aún siguen existiendo en nuestro cuerpo, solo debemos preocuparnos por volver a percibir la energía de nuestro alrededor y construir nuestra conexión energética con el entorno. 

La energía está en todas las formas de comunicación, la comprensión, las preocupaciones, la escasez y las necesidades de los demás; precisamente porque ella une a las personas con los otros. La energía es todo lo que el hombre necesita para vivir; lo que concierta nuestro mundo y nuestra existencia. La energía no es visible y solo podemos ver los resultados de su actuar, pero si somos agudamente conscientes la podemos sentir. La energía es todo lo que nos rodea.

Autor: Observador Universal

Comparte esta entrada en

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir a la barra de herramientas