¿DÓNDE ESTÁN LOS CAMARADAS?

Germán Archila Gutiérrez

@germancho101

Ya vamos para 4 años de la firma del acuerdo de paz, se han suscitado muchas polémicas ver a los integrantes del secretariado de las FARC en el congreso, claro en pro de terminar un conflicto de décadas con esa guerrilla, la sociedad se ha tenido que tragar muchos sapos jurídicos, y una buena cantidad de colombianos lo hemos entendido sin que eso quite el derecho a repudiar a los comandantes de la guerrilla y sus crímenes cometidos.

En el proceso de paz se llego al acuerdo de crear la Justicia Especial para La Paz, es el órgano que se encarga de reconstruir lo que paso durante las décadas de conflicto armado en el país, claramente esta entidad ha recibido diversas criticas por parte de diferentes sectores sobre todo políticos por la forma en que actúa y define cuando se dirá la verdad, cuando los actores armados reconocerán sus crímenes y repararan los millones de víctimas que ha dejado la guerra.

Pero hay unas victimas que parecen olvidadas y que nadie se acordará de ellas, ni importará que paso, cuando fueron asesinadas, ni los motivos, ni mucho menos donde están sus cuerpos, y estoy hablando de los guerrilleros a los que las FARC les realizaron consejos de guerra y luego los ejecuto en los diferentes campamentos.

El libro de Oscar Tulio Lizcano Años en Silencio documenta diferentes casos donde guerrilleros fueron asesinados por robar comida, por enamorarse o por querer dejar las FARC, son cientos o miles que en los campamentos perdieron la vida, no se tiene un número exacto, y parece que la guerrilla no le interesa que se revuelva en esta historia, fuera de los desmovilizados que cuentan las atrocidades vividas dentro del régimen de la guerrilla a nadie parece interesarle.

La JEP no se ha pronunciado sobre este tema, ha estado más preocupada por otras victimas que son importantes como la de los falsos positivos del estado o aquellos que fueron secuestrados y asesinados por la guerrilla, pero no dicen nada de personas que en muchas ocasiones fueron revictimizados, al ser reclutados y robados del seno familiar para volverlos combatientes y después asesinados por incumplir un reglamento interno, en el libro de Oscar Tulio cita un caso doloroso de un guerrillero menor de edad al que apodaban Comidita.

Resulta que Comidita tenia ese remoquete porque vivía con hambre y para saciarla se comía las lentejas y el arroz crudo del campamento, esa acción fue tomada por uno de sus comandantes como una falta grave y termino ejecutado en la selva, pero dentro del proceso de reconciliación y de conocer la verdad las FARC están en mora de decirle a la sociedad cuantos camaradas fueron ejecutados, por qué no empezar por esos datos que solo conocen los guerrilleros y que la estadística la deben tener ellos.

No es hora que la JEP indague por esos colombianos que quedaron olvidados en fosas en las selvas, la familia de tantos guerrilleros que murieron en estas condiciones merece cerrar el ciclo y saber donde están los cuerpos, y cual fue el motivo o la falta tan grave que llevaron hacer condenados a muerte a través de un reglamento interno, que obviamente esta por fuera de la ley.

Para llegar a la anhelada Paz, empecemos porque los actores cuenten las cosas que pasaron a su interior, como manejaban sus procesos, así como el ejercito debe decirle al país cuantos, quienes y donde están todos los civiles que hicieron pasar por guerrilleros y presentados como falsos positivos.

Las FARC y con la presión de la sociedad deben explicarnos donde están esos colombianos que por voluntad propia u obligados decidieron pertenecer al grupo guerrillero y que jamás se pudieron reincorporar a la sociedad, Timochenko, Lozada, Victoria Sandino, Marcos Alcalá y demás jefes del secretariado cuéntenos ¿Dónde están sus camaradas?

Autor: Observador Universal

Comparte esta entrada en

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir a la barra de herramientas