IMPACTO COMUNICATIVO

Sin lugar a dudas la tecnología ha permitido un gran desarrollo en el aspecto comunicativo, porque hemos pasado de la comunicación escrita y telefónica a la comunicación contemporánea a través de los dispositivos  electrónicos del correo electrónico y de la comunicación de mensajes de datos, especialmente el WHATSAPP.

Sin embargo, lo que aquí quiere destacarse es el impacto que estos medios han producido y pueden producir en las comunicaciones interpersonales.

Porque ciertamente la comunicación escrita, si bien era más meditada y pensada en su emisión y respuesta, también lo es que no tenía la seguridad de su desarrollo, la rapidez de su transporte y la efectividad de su resultado. Pero todo ello implicaba o acarreaba la necesidad de aguardar cierto tiempo que contribuía a la conciencia de saber esperar, ser paciente, ser prudente y generar expectativas, etc.

Algo semejante ocurría y ocurre con la comunicación telefónica, en donde las anteriores circunstancias se acentuaban en la comunicación oral, en el sentido de que si bien se tenía la seguridad del contacto personal directo inmediato, la comunicación oral también era y es mejor meditada y pensada en la emisión y recepción pertinente. Sin embargo, esta comunicación suele estar motivada por el buen trato personalizado preparado, cuando ello es posible, con la finalidad de satisfacer en forma inmediata  lo pretendido.

Sin embargo, en la actual comunicación electrónica, si bien se establece una comunicación directa y, en ciertos casos, casi en forma interactiva que no solo permite el contacto y respuesta inmediata o en tiempo real, generando una relación más económica en tiempo, transporte, seguridad, costo y conocimiento; ni es menos cierto que también genere entre los intervinientes impactos diversos. Son positivos, cuando el inmediatismo resulta satisfactorio, especialmente en aquellos casos en que obtiene el resultado esperado. Pero también puede generar entre los intervinientes situaciones negativas de hacerlo emocional o sentimentalmente, impaciencia, imprudencia, malestar y frustraciones de manera sucesiva y periódica. De allí que sea recomendable tener un control personal de la comunicación por dispositivo electrónico que, además de impedir la dependencia, facilite su uso adecuado con la preparación y planificación pertinente, sin afectaciones individuales, familiares y sociales.

Autor: Observador Universal

Comparte esta entrada en

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir a la barra de herramientas