HISTORIAS OLVIDADAS

UNA VISITA ILUSTRE Y UNA MUERTE ESTÚPIDA

Por: Germán Archila Gutiérrez

Se realizó el anunció de la llegada del presidente de los Estados Unidos a Cartagena, el mandatario gringo iba a pasar 10 horas en la heroica, si aquel del escándalo con Mónica Lewinsky, un operativo impresionante se llevó a cabo para protegerlo, el presidente Andrés Pastrana estaba emocionado, como es normal en Colombia, lo recibieron con baile.

Clinton llegó con su hija Chelsea, y entre otros eventos se reunió con viudas de policías y militares asesinados por la guerrilla, es más se llevo una medalla de honor póstumo que le entregó la esposa de unos de los militares, todo era algarabío, flores, y saludos protocolarios por la llegada del hombre más poderoso del mundo.

El paso fue entre reuniones, con la policía, con la justicia, no podía faltar la charla con una adulta mayor a l que el gobierno le había cambiado su casa de lata por una mejor, saludo a cartageneros en el centro histórico que lo avivaban como estrella de rock, y por supuesto escuchar vallenato interpretado por niños y la foto con el sombrero vueltiao.

La visita tenía un propósito y era respaldar el plan Colombia para apoyar la lucha antidroga, mientras en Cartagena despedían el FORCE ONE con nostalgia por el arribo de un mandatario Estadounidense en más de una década, y con abrazos entre ministros y vivas al Presidente Pastrana por ese logró.

En otra parte del país, en la Capital un sector preparaba protestas contra el imperialismo y la intervención gringa en Colombia, en ese mismo momento Andrés Mauricio Soto Londoño, un manizalita que quería ser abogado, el joven de 21 años se había graduado de la escuela de carabineros, y había sido asignado a la policía metropolitana de Bogotá, listo para asumir su día laboral.

Ese 30 de Agosto mientras en Cartagena era una fiesta por el ilustre visitante, Soto salía con el escuadrón móvil antidisturbios hacía la Universidad Nacional donde los ánimos estaban caldeados, en medio de protestas y marchas que se dirigían a la embajada norteamericana para rechazar la presencia de Clinton.

Un grupo de encapuchados salió de la universidad y se apropió de un bus ejecutivo lo metieron al campus y lo quemaron, mientras la marcha pasaba por la 30 en dirección a la embajada con normalidad, el grupo de encapuchado empezó a tirar papas bombas, piedras, y diversos elementos, en esos momentos de batalla campal el patrullero Soto que estaba protegido solamente por un casco queda atrapado en medio de los disturbios, decide correr hacia la salida cuando un impacto en la cabeza lo hace desplomarse, estaba de espaldas cuando la papa bomba le cayó e inmediatamente murió.

Ya pasaron 20 años de la desaparición del patrullero, sus padres Don José y María Emma, con ese sexto sentido que tienen los padres, le decían que se devolviera que eso era peligroso, y el patrullero respondía cuando le va tocar a uno le toca, y pues le tocó justo por la visita del hombre más poderoso del mundo, aquel que disfrutaba de los vítores y pleitesías, mientras a unos kilómetros de distancia se perdía una vida, unos sueños, por una estupidez.

Andrés Mauricio fue asesinado, y se abrieron investigaciones, fue escándalo de momento, se hizo un allanamiento a la Universidad Nacional en Bogotá, se encontraron artefactos explosivos, droga, pero ningún responsable, luego de eso se implementaría el ESMAD.

Días más tarde fue capturado un profesor del colegio Santandersito quien fue acusado y puesto en la picota pública por haber tirado el artefacto, las investigaciones concluyeron en el archivo del proceso, en 2012 Carlos Arango otro profesor fue detenido sindicado del crimen y puesto en libertad en el 2015, y absuelto en 2017, es la hora y no se sabe quién lanzó el artefacto, pasaron 20 años, Clinton ya no es Presidente, Pastrana tampoco, el plan Colombia continúa, y lo único que quedó fue el dolor por la muerte del patrullero que quedará en las estadísticas de muertes violentas, solo su familia lo recordará y la sociedad colombiana seguirá en esa eterna lucha de buenos contra malos, de responder violencia con violencia, y lo más grave con total impunidad.

Noticias de la época:

https://www.elespectador.com/noticias/bogota/lo-mataron-por-la-espalda/

https://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-656646

Autor: Observador Universal

Comparte esta entrada en

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir a la barra de herramientas