MESIANISMO CIVIL

El mesianismo civil  es aquella acción de las personas que, a su juicio y a semejanza de la religiosa, persigue la salvación de otras. Por lo que ella, además de no acomodarse a la libertad religiosa, tampoco resulta sincera, aunque muy útil para el desarrollo social.  

Pues, es  sabido que si bien la religión cristiana descansa en la doctrina de Cristo y lo reconoce como el Mesías o salvador de sus creyentes de sus pecados, también los es que las demás religiones se edifican en confesiones o creencias completamente distintas. Por lo que tal alusión implícitamente excluye a otros miembros de la población.

Sin embargo, ese mesianismo civil se ha expresado en el pasado en el campo político de las campañas, de las políticas y de los candidatos, especialmente en aquellas que contienen una directriz salvadora de una comunidad o sociedad, como ha ocurrido con muchas dictaduras, muchos gobiernos populistas, muchos movimientos políticos reivindicadores de la salvación poblacional tanto de derecha como de izquierda, tanto revolucionarios como contrarrevolucionarios, etc. Para ello basta con recordar no solo las actividades políticas americanas de salvación contra el comunismo y el socialismo, como aquellas de salvación contra el capitalismo, o contra el castrochavismo o contra la amenaza de la guerrilla o contra el acuerdo de paz, etc.  

Con todo, con ocasión de la pandemia del virus del COVID-19 dicha tendencia también ha sido adoptada por los actuales dirigentes del ejecutivo nacional, departamental y municipal, cuando han hecho descansar las medidas adoptadas en la necesidad de SALVAR VIDAS, con lo cual quisieron asumir los roles de salvadores de vidas. 

Pero es preciso señalar que en el fondo lo que pretenden estas actividades mesiánicas, política y administrativa, fue la de aprovecharse de la fe religiosa de los creyentes en la salvación divina terrenal y espiritual, a fin de aceptar sin crítica o reparo alguno no solo la enfermedad y sus respectivas consecuencias, así como las medidas adoptadas. 

Sin embargo, a medida que transcurre el tiempo de la pandemia, la población civil comienza a reflexionar sobre el alcance salvador de las autoridades civiles. Porque si bien no era su intención asegurarle a todo el mundo su vida, salud y bienes; no es menos cierto que así fue como lo hicieron creer. De allí que la comunidad ahora tenga claro que no se liberaron a las personas de los riesgos de perder su vida, de deteriorar su salud, de perder su trabajo, ocupación, empresa, etc; y tampoco tienen hasta el momento políticas y medidas preventivas o correctivas de las mencionadas consecuencias.  

De allí que se aguarda que esta lección social tenga algún impacto en las próximas elecciones. 

Autor: Observador Universal

Comparte esta entrada en

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir a la barra de herramientas